Fundación Albatros Día2. (09/julio/2019)

Expedición del Corredor Biológico en el Caribe (CBC) al lago Enriquillo

Día 2.

Mediodía. La embarcación del Parque Nacional Lago Enriquillo e isla Cabritos corta las aguas salobres del lago. Vamos en compañía de los guarda-parques del sitio y guías a documentar la fauna de la semidesértica isla Cabritos. El oleaje nos obliga a navegar lentamente. Estamos ansiosos por hallar a las iguanas de Ricordi que habitan entre la espinosa vegetación de la isla.

Al llegar, sorteamos miles de troncos que emergen del lago que parecen cubiertos de nieve por el calcio del agua. El bote toca tierra en la orilla cercana al puesto de control y las iguanas de Ricordi no se hacen esperar; se acercan a nosotros sin demostrar timidez. Nos miran con sus ojos enrojecidos y se mantienen a corta distancia, algunas calentándose al sol, y otras refrescándose bajo la sombra de los arbustos.

La Iguana de Ricordi (Cyclura ricordi) es endémica de La Española y habita en algunas áreas del suroeste del país Se halla en peligro crítico peligro de extinción puesto que existe una población total de no más de 2.000 individuos. El decrecimiento de su población total es debido a su limitada distribución en el país, a la cacería y a la destrucción de sus hábitats.

En el Parque Nacional Lago Enriquillo e isla Cabritos están conscientes de ello, y conservan también otras especies en peligro, como la Iguana Rinoceronte (Cyclura comuta) y el Cocodrilo Americano (Crocodylus acutus). Según el área protegida, “la población de cocodrilos del lago Enriquillo vive expuesta a una salinidad aproximadamente tres veces mayor que la del mar. Se ha monitoreado la presencia de hasta 250 individuos, “aunque monitoreos recientes hacen pensar en cifras menores”, dice Nicasio Viña del CBC”.

Los guarda-parques nos cuentan que, al igual que la Iguana Ricordi, el ser humano resultó ser la peor amenaza para las iguanas Rinoceronte. Nos sorprende que la Iguana Rinoceronte forme pareja para toda la vida compartiendo la misma cueva.

Pasamos varias horas en compañía de nuestros calificados guías – y de los reptiles isleños- aprendiendo sobre el comportamiento de estas fantásticas iguanas de gran porte. Salta a la vista porqué las iguanas de Ricordi y las iguanas Rinoceronte son especies representativas del Corredor Biológico del Caribe. Son fantásticas; parecen fauna jurásica en miniatura.

Al partir de Cabritos, nos despiden unas ocho iguanas muy cerca al sendero que nos conduce de vuelta a nuestro bote. El viento ha empeorado y ya es hora de retornar. Nos vamos con la certeza que la combinación de fauna sorprendente, reptiles emblemáticos, historia natural y paisajes únicos del lago Enriquillo es un verdadero tesoro ecoturístico para cuidar; una joya en bruto que, tratada con respeto y utilizada amigablemente, sería de gran atractivo para los amantes de la naturaleza y, por ende, traería más trabajo, beneficios y bienestar a los pobladores del área, que se convertirían en aliados por su conservación.

(Por Alejandro Balaguer/Fundación Albatros Media)

 

 

Compárteme en
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *