Más de una década de anillamientos consagrados a proteger la fauna en el Caribe

Han transcurido 11 años desde aquel mes de julio en el que fue fundada la Estación de Anillamiento Juan Gundlach, en la reserva ecológica Siboney-Juticí al sur de la provincia de Santiago de Cuba, única de su tipo en el país y donde los 12 meses del año se monitorean aves endémicas y/o migatorias, de numerosas especies, con la consagración de técnicos y obreros, científicos e investigadores que dedican su quehacer a estudiarlas y protegerlas.
La Estación forma parte de la Red de Monitoreo de la iniciativa Corredor Biológico en el Caribe, a quien contribuye haciendo del monitoreo de las poblaciones de aves a partir del anillamiento, la norma y no la excepción en los estudios de las especies cubanas y de la región del Caribe insular


Es en saludo a tan importante labor que compartimos el testimonio de Freddy Rodríguez Santana, ornitólogo principal de la Estación de Anillamiento, y uno de sus fundadores:
“Hay muchas maneras de celebrar, con miles de planes en la mente y la incertidumbre de tener que abrir caminos, aquellos primeros días de anillamiento en 2010 fueron duros pero felices. Con estos años a cuestas, preferimos celebrar hoy por los que han sudado juntos para que el anillamiento en la Estación Juan Gundlach sea un pequeño tributo que esta tierra rinde a aquel humilde alemán. ”
“Nuestra estación es un punto de encuentros, en el que confluyen visitantes, estudiantes, obreros, investigadores, amigos, curiosos, mujeres y hombres, niños y niñas, gente de aquí y de allá, tan diversos como las aves, nuestras aves, las cubanas, endémicas o migratorias, las que nunca se van y las que a pesar de todo vuelven; las que deciden pasar por los inviernos en el Caimán porque no hay nada como nuestros bosques para los inviernos, o las que aun con esos bosques prefieren otros para sus inviernos. Ellas son las responsables de la diversidad de personas que caben en nuestra Estación. ”
“Celebremos nuestros lugares comunes, nuestras aves, nuestros bosques y nuestras horas juntos. No importa si aquella útima vez nos reimos o apenas nos hablamos. Solo así se construye y se funda.”
También nos ofreció su testimonio la ornitóloga Yasit Segovia Vega, fundadora de la Estación:
“La finalidad de la estación es obtener, fundamentalmente, información a largo plazo de las especies de aves que viven o visitan la Reserva Ecológica Siboney-Juticí, área donde se encuentra la estación, con parámetros a medir como la supervivencia, la productividad, el éxito reproductor y el reclutamiento dentro de la población adulta, sus tendencias poblacionales, sus movimientos postreproductivos y premigratorios, y su biología general.”
“Para mí, haber estado desde los inicios del funcionamiento de la estación ha sido un gran orgullo. A pesar de que no es una tarea fácil, y muchas veces cuando estamos agotados y matando mosquitos me pregunto qué hago ahí, me siento muy contenta de los logros que tenemos hoy en día.”
“Sé que nos falta mucho por dilucidar aun, pero con los resultados que tenemos hasta ahora siento que hemos avanzado bastante, es un mérito de grupo donde hemos comprendido la importancia de mantenernos de pie aun en momentos difíciles.”

Compárteme en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »