Migración de rapaces, a propósito del lema “Canta, vuela, remóntate como las aves”.

Texto: Dr.C.Freddy Rodríguez Santana

El lema de este año a propósito del día mundial de las aves migratorias: “Canta, vuela, remóntate* como las aves” tiene un significado especial entre las aves rapaces migratorias. Hechos curiosos que compartimos para celebrar nuestras rapaces y sus migraciones.

Canta: a pesar de que el canto no es el elemento más distintivo de las rapaces, es muy común encontrar en las películas, siempre que se quiere dar idea de un paraje agreste, prístino, salvaje, natural, o sencillamente de libertad, poner como sonido de fondo mientras la cámara barre el paisaje, la vocalización de un Gavilán de Monte o Colirrojo (Buteo jamaicensis). Sin importar la nacionalidad de la película, o que la especie no viva en el paisaje o la región geográfica que se quiere recrear, la vocalización de esta especie es objeto de un uso desmedido en películas, series, documentales, propaganda y hasta en los muñequitos.

El colmo es cuando la vocalización del Gavilán de Monte se les adjudica a otras especies, como al Águila Calva (Haliaetus leucocephalus), porque la de esta “deja mucho que desear” para su imagen. Por otra parte, aunque el B. jamaicensis habita en muchos tipos de hábitats, en diversas partes de Norteamérica frecuenta espacios urbanos como la misma ciudad de Nueva York.

Aunque en Cuba esta especie no es considerada migratoria, en Norteamérica si es considerada una rapaz migratoria. Te dejamos con una vocalización de la especie, similar a la que ponen en la televisión y el cine para que estés alerta cuando la oigas.

Vuela: en el mundo de las aves, las rapaces son uno de los grupos con mayores capacidades de vuelo. Al alimentarse de presas que pueden ser desde insectos, hasta peces, aves y mamíferos, han debido aprender a superarlos en el aire, en la tierra y en el mar. Quien haya visto un Gavilán Cola de Tijera (Elanoides forficatus) cazando libélulas en el cielo, o a un Gavilancito (Accipiter striatus) maniobrar entre la vegetación persiguiendo a un ave, o a un Halcón Peregrino (Falco peregrinus) cazar Golondrinas en los cielos como parte de su entrenamiento, comprenderá que, dominar el vuelo es la consagración de una rapaz.

En cuanto a distancias, aunque hay aves no rapaces que ostentan muchos records de permanencia en el aire durante casi toda su vida como algunos vencejos, golondrinas y aves marinas, existen rapaces capaces de realizar viajes migratorios completos de alrededor de 15 000 km entre sus sitios de cría y los sitios donde pasan el invierno, entre los más largos de las aves. Si hablamos de velocidad, es el Halcón Peregrino el ave más rápida del mundo, llegando a alcanzar alrededor de 380 km/h en picada.

Remóntate: remontarse es una maniobra en la que las aves rapaces son verdaderas maestras. Cuando este tipo de vuelo es alternado con períodos de planeo, le permite a las rapaces cubrir cientos de kilómetros sin gastar ni un gramo de energía, lo que a otras aves migratorias les exigiría un alto costo energético. A continuación, te explicamos cómo.

Temprano en la mañana, cuando el sol comienza a calentar la superficie terrestre, comienzan a formarse columnas ascendentes de aire caliente. Estas columnas de aire caliente son aprovechadas por las rapaces para remontarse, que es un vuelo en círculos ascendentes sin batir las alas aprovechando el poder ascensional del aire caliente hasta llegar a la parte superior de la termal, que es como se llama esta columna de aire caliente ascendente. Cuando han llegado a la cima de la termal, las rapaces entonces comienzan a planear hasta encontrar otra termal donde comienzan a remontarse nuevamente. Y es de esta forma que las rapaces son capaces de cubrir cientos de kilómetros solo aprovechando la energía que extraen de la atmósfera (mira la ilustración que acompaña a este texto para que comprendas mejor esta técnica de vuelo).

Planear es un tipo de vuelo directo entre dos puntos sin batir las alas durante el cual las aves suelen perder altura progresivamente. Es por eso que las rapaces, durante sus migraciones alternan el remonte (para adquirir altura) y el planeo para trasladarse de una termal a otra (de un punto a otro).

Si te quedaste pensando en las termales, las nubes son el producto terminal de las termales. Al ascender el aire caliente de las termales cargado de humedad y otras partículas y llegar a alturas con temperaturas bajo 0, la humedad acarreada por las termales se condensa formando las nubes.

Si quieres saber dónde se está formando una termal en tu área, observa detenidamente a las auras (Cathartes aura). Esta especie es una verdadera especialista buscando termales para remontarse. En realidad, casi siempre que vemos muchas auras arremolinarse en determinados sitios, la razón más probable es que están explotando una termal para remontarse y casi nunca es que haya algún animal muerto. Si observas detenidamente el vuelo de un Aura, verás que es una combinación de remontes y planeos, tal y como te hemos descrito aquí.

Si te interesa la migración de las aves rapaces, mira a las nubes, que es allí donde ocurre gran parte de la magia. Una de las rapaces migratorias que más utiliza esta táctica de intercalar vuelos de remontes con planeos en Cuba es el Águila Pescadora (Pandion haliaetus). Quizás sea a todo lo largo de la Sierra Maestra, cordillera que se extiende paralela a la costa sur oriental de Cuba, donde se observa la migración del Águila Pescadora en todo su esplendor y, sobre todo, su táctica de vuelo de intercalar remontes con planeos. Esto le permite volar los cerca de 300 km que tiene esta sierra sin prácticamente batir las alas (ver ilustración adjunta).

Si quieres saber más sobre la migración de las rapaces en Cuba, visita nuestro sitio en Facebook (@Gundlachbirdbandingstation) y el del Corredor Biológico en el Caribe (cbcbio.org) por estos días que estaremos hablando del tema a propósito del día mundial de las aves migratorias.

Así que sale y disfruta de las aves y sus migraciones. Aprende del Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda, quien en su libro “Arte de Pájaros” en el poema “Epílogo” reconoció cómo observar aves forjó su espíritu…

Yo poeta,

popular, provinciano, pajarero,

fui por el mundo buscando la vida:

pájaro a pájaro conocí la tierra:

reconocí donde volaba el fuego:

la precipitación de la energía

y mi desinterés quedó premiado

porque aunque nadie me pagó por eso

recibí aquellas alas en el alma

y la inmovilidad no me detuvo.

Así que, “canta, vuela, remóntate como las aves”.

* El lema el día mundial de las aves migratorias de este año (canta, vuela…) fue redactado originalmente en inglés. En ese idioma el término “soaring” fue traducido al español de manera oficial como elévate, tal y como aparece en los carteles alegóricos a la fecha. Ambos pueden utilizarse según el contexto, pero en el caso del vuelo de las aves, el término inglés soaring se traduce como remontarse, pues es una maniobra de vuelo que no implica solo elevarse. Por esa razón hemos preferido utilizar su acepción remontarse.

Compárteme en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »